ROSENAIL

ROSEHAIR

ROSELIFT

Carrito
← Retour
La cesta está vacía

🎀 OCTUBRE ROSA : Haz una donación a la Asociación RUBAN ROSE desde la caja 🎀

⚡ ENTREGA EXPRESS GRATUITA (48h-72h) : a partir de 40€ de compra ⚡

🌸 UN ROSECLEAN A 1€ (donado a la asociación): a partir de 50€ de compra 🌸

⭐ PAGO 4 VECES GRATUITO: sin compra mínima, con CLEARPAY ⭐

Hi! We're RoseGold.

Maquillaje facial: todo lo que necesitas saber para un look resplandeciente

La tez luminosa está de moda. Ya sea en verano o invierno, soñamos siempre con una piel brillante y libre de toda imperfección. Por suerte, ¡te traemos una lista de todos los buenos consejos para un maquillaje que le dé a tu rostro un brillo de ensueño!

PREPARA TU PIEL PARA RECIBIR MAQUILLAJE

Sin una buena base, nada sale bien. Cuando el maquillaje se realiza sobre una piel complicada, este tiende a acentuar la aparición de imperfecciones y especialmente a hacer aparecer otras nuevas. Sin duda, nada de lo que queremos. Así que antes de ponernos bellas, nos aseguraremos de preparar nuestra piel siguiendo estos pasos específicos:

  • Limpia tu cara:la limpieza es el paso número 1. Incluso si la cara se ve limpia, es esencial deshacerse del micropolvo acumulado durante la noche o durante el día. Así que antes de cualquier tratamiento, límpiala suavemente con agua clara y jabón (preferiblemente neutro y especialmente diseñado para el rostro).
  • Tonifica tu piel:después de la limpieza, asegúrate de tonificar la piel para que pueda mantenerse fresca y dinámica durante todo el día. Nada mejor que una buena dosis de agua floral para despertar toda el área. El agua floral de arándano y hamamelis son excelentes para una piel tonificada y purificada de toda imperfección, ya que tienen una reconocida acción antibacteriana.
  • Aplica un sérum:para que la piel se prepare en profundidad, aplicaremos un sérum que se alojará en las capas inferiores de la epidermis para nutrirla y hacerla lo suficientemente permeable al maquillaje. Utilizaremos nuestro sérum habitual, lo aplicamos mediante masajes circulares para que la piel se impregne bien. El sérum unificará y suavizará la piel para prepararla para el resto del proceso.
  • Aplica tu crema de día:después del sérum, es hora de la crema de día. Esta actuará como protección para la primera capa de la epidermis además de hidratarla y nutrirla el doble. Debes elegirla según tus necesidades: antiarrugas, antimanchas, voluminizante, etc. Para la aplicación asegúrate de no descuidar ninguna zona del rostro y aplícala igual que el sérum mediante delicados masajes circulares.
  • Trata con amor el área de los ojos: y seamos sinceros, rara vez pensamos en ello, pero, ¡el área de los ojos es un área muy frágil de la cara! Y es esta la que debemos mimar con prioridad. Después de aplicar sérum y crema de día, asegúrate de no omitir el paso del área de los ojos. Con una crema o sérum adecuado, acaricia suavemente el contorno para que se impregne. Siempre desde la esquina exterior del ojo hacia su esquina interna.
  • Aplica tu protector solar: otro paso que a menudo se queda en el camino. ¡Sin embargo, el protector solar debe tener un puesto de honor en nuestra rutina de belleza! Hoy en día hay algunos especialmente diseñados para la cara, que no dejan un acabado grasiento o blanco. ¡Además son fáciles de extender, impregnan fácilmente la piel e incluso pueden actuar como base! ¿Por qué es tan importante proteger tu piel del sol? A pesar de los pasos previos, la epidermis sigue siendo frágil contra los rayos UV, es absolutamente necesario protegerla de ella para evitar el envejecimiento temprano, la formación de manchas de pigmento o incluso problemas mucho más graves.
  • Aplica una base:si deseas asegurarte de que la piel esté realmente lista y suavizada lo suficiente como para aplicar el maquillaje, puedes optar por una base para el rostro o primer.

MAQUILLA TU CUTIS EN ETAPAS

Al igual que la preparación para la piel, el maquillaje del rostro requiere una pequeña organización precisa. Una vez que la piel esté completamente lista para acoger estos productos, comenzaremos a aplicar nuestro corrector sobre pequeñas imperfecciones.

Luego viene la base. Para evitar el efecto de yeso o “cakey” como a los estilistas les gusta llamarlo, lo recomendable es no abusar del producto. La base debe ser ligera y fluida (no elegiremos una con cobertura máxima por ejemplo). ¡Las cremas tintadas, las cremas BB o CC pueden hacer su magia! La base debe aplicarse con una esponja para maquillaje, con pincel plano o con los dedos. Esto lo haremos según nuestras preferencias y sobre todo con el método que más nos convenga.

Cuando la base se alise uniformemente en la cara, asegúrate de camuflar pequeñas imperfecciones como ojeras con un corrector del mismo color o incluso un tono debajo de tu tez. Un formato fluido será ideal para aplicar este producto

DOMINA TU RESPLANDOR

Ahora que la tez está fresca, alisada y totalmente lista para brillar, añadiremos un toquecillo extra, con el fin de lograr el brillo perfecto. Sobre todo, apostaremos por productos coherentes como un iluminador cremoso o un formato en polvo que sea realmente ligero.

El highlighter o iluminador se aplica en las zonas que queramos relucir, como la parte superior de los pómulos, la punta de la nariz, la frente o el mentón. Este se aplica en dosis muy pequeñas, solo para acentuar el efecto de brillo sin parecer una bola disco.

Una vez superado este paso, añadiremos un toque de algún rubor brillante en formato cremoso, que extenderemos sobre los pómulos. Este paso es importante porque es el que elevará la tez y permitirá este efecto de brillo natural que todas estamos buscando.

UNA BOCA DELICIOSA PERO DISCRETA

Para concluir este maquillaje de una tez perfecta, le añadiremos un toque brillante a su boca para relucirlo todo, sin borrar el efecto natural de este maquillaje excepcional.

Optaremos por colores discretos como el rosa viejo, un rojo pálido, un naranja cremoso. En este caso preferiremos los productos húmedos como el brillo, el aceite o el bálsamo labial. Una tinta labial mate arruinaría totalmente el efecto de brillo.

UNA MIRADA LIGERA Y LLAMATIVA

Al igual que para la sonrisa, no abusaremos con la composición de la mirada. Un pequeño trazo de rímel para alargar, curvar y rizar las pestañas será suficiente para agrandar el look y acentuar esa belleza deslumbrante. Si realmente eres fan de la sombra de ojos puedes optar por tonos nude o cálidos en productos cremosos y ligeramente iridiscentes, para que se mezclen de manera ideal en la piel.

Cuidado, no nos olvidemos de las cejas. Las maquillaremos ligeramente para restaurar la consistencia de la línea, luego las fijamos con gel fijador para un efecto browlift y un aspecto despierto.

Y, por último, el toque final:  el fijador. ¡Y voilà! ya tendremos el maquillaje para una tez totalmente brillante y lista para resistir toda de la noche (o casi toda).