ROSENAIL

ROSEHAIR

ROSELIFT

Carrito
← Retour
La cesta está vacía

🎀 OCTUBRE ROSA : Haz una donación a la Asociación RUBAN ROSE desde la caja 🎀

⚡ ENTREGA EXPRESS GRATUITA (48h-72h) : a partir de 40€ de compra ⚡

🌸 UN ROSECLEAN A 1€ (donado a la asociación): a partir de 50€ de compra 🌸

⭐ PAGO 4 VECES GRATUITO: sin compra mínima, con CLEARPAY ⭐

Hi! We're RoseGold.

¿Qué tan útil es el sauna facial para nuestra belleza?

¿Alguna vez has oído hablar del sauna fácil? Este método consiste en limpiar a fondo nuestro rostro gracias al vapor de agua ... ¿Cómo hacerlo en casa? ¿Cuáles son los beneficios reales? ¿Cuáles son los riesgos? Aquí te lo contaremos todo.

El sauna facial es un método de belleza que se ofrece originalmente en los salones de belleza. Desde hace algún tiempo, algunas marcas están ofreciendo dispositivos que te permiten hacerlo en casa. ¿La idea? Ofrecerle a tu cara un baño de vapor totalmente enfocado en esa área, para eliminar las impurezas incrustadas.

SAUNA FACIAL Y BAÑO DE VAPOR ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

El sauna facial es un dispositivo cuya tecnología está patentada. Está completamente inspirado en el baño de vapor que se puede hacer totalmente en casa, encima de una olla de agua hirviendo (al cocinar pasta por ejemplo...). ¡Pero obviamente el segundo método puede ser un poco peligroso!

El sauna facial, actúa como un purificador de la piel con la seguridad de un dispositivo aprobado. Su tecnología de nanocare facilita la penetración del vapor de agua en profundidad. En realidad, este mecanismo crea nano partículas de vapor, ¡8000 veces más pequeñas que el vapor de agua generado por un baño de vapor corriente! Por lo tanto, este dispositivo permite una mejor eficiencia que su antepasado manual. Abre suavemente los poros, retira las impurezas y permite una impregnación más fácil en el cuidado de la piel en el hogar.

¿CÓMO USAR EL SAUNA FACIAL EN CASA?

Las marcas de dispositivos de belleza tecnológica ahora ofrecen los llamados dispositivos "nómadas" para que puedas hacer tú mismo/a el sauna facial en casa. Antes de cualquier uso del sauna, debes asegurarte de preparar tu piel, es decir, ¡de que esté limpia! Por lo tanto, intenta enfocarte en una limpieza delicada y precisa con un jabón o un producto de lavado adecuado.

El sauna facial tiene una punta que sigue la forma de la cara, por lo que la idea es poner tu cara sobre ella y activar el proceso de evaporación. El tratamiento dura unos 15 a 20 minutos (podemos adaptar el tiempo según nuestras necesidades).

La piel mixta y grasa pueden permitirse un uso regular que va de una a dos veces por semana. Pero ten cuidado, una piel sensible estará satisfecha con solo una vez al mes. El sauna facial no se recomienda para los enfermos de rosácea, psoriasis o eczema. ¿Por qué? Porque el sauna facial estimula el flujo sanguíneo a través del vapor de agua, un efecto que es mejor evitar para este tipo de problemas.

ACEITES ESENCIALES EN ACCIÓN

Ciertamente el sauna facial utiliza vapor de agua ¡pero podemos combinar su acción limpiadora con aceites esenciales purificantes y calmantes de acuerdo a cada problemilla de nuestra piel! Nada mejor para la piel que dejarse mimar en profundidad por la acción milagrosa de los aceites esenciales.

Aceite esencial de árbol del té para purificar y librarnos de esas molestas imperfecciones (ideal para el acné). El aceite esencial de pomelo por su acción astringente, el aceite esencial de ylang-ylang para calmar... Hay un aceite para cada problema, pero antes de cualquier uso es necesario consultar su dosificación o pedir una opinión al especialista en ventas.

¿QUÉ PASA CON EL BAÑO DE VAPOR?

El sauna facial tiene un costo determinado, entre 30 y 130 euros para los dispositivos más eficientes. Este es un presupuesto que no necesariamente todos podemos permitirnos, y por ello el baño de vapor sigue siendo la solución más económica.

Pero ten cuidado, esta técnica necesita que estemos alerta porque la cara está sobre un recipiente de agua hirviendo. El baño de vapor tiene virtudes milenarias, abre los poros para limpiarlos, estimula la circulación sanguínea del rostro (para una tez radiante), previene imperfecciones (puntos negros y granos), y prepara la piel para el cuidado de una manera óptima.

Cabe destacar que también actúa sobre la salud, ya que es costumbre utilizarlo para calmar o incluso eliminar un resfriado. El vapor calmar las membranas mucosas.

¿CÓMO HACER UN BAÑO DE VAPOR PARA LA CARA?

Lo que necesitamos: una cacerola u olla, una toalla, aceites esenciales y algunas hierbas aromáticas.

En casa, cómodamente sentados, preparamos un litro de agua y la vertimos en una olla o cacerola. Luego añadimos aceites esenciales (como se ha visto anteriormente) o hierbas aromáticas como lavanda, tomillo o romero y procedemos a hervir todo.

Al igual que para el sauna facial, nos aseguraremos de tener una piel suficientemente limpia antes de administrar el baño de vapor en la cara. La mezcla de aceites y hierbas se dejan infundir por un tiempo. Una vez que el vapor aparece a la temperatura adecuada (no debe estar demasiado caliente para evitar quemaduras), se crea un espacio cerrado entre el recipiente y la cara, utilizando una toalla que colocaremos en la cabeza. Inclinamos la cara sobre el cuenco (30 centímetros máximo) y a disfrutar de un momento de spa en casa, durante unos 20 minutos.

¿Qué sigue? Una vez que el baño de vapor haya desempeñado su papel purificador, ¡es hora de aprovechar para aplicar tus tratamientos! Aplicaremos agua floral para tonificarlo todo y luego utiliza tu sérum, tu crema de día o incluso una mascarilla según la necesidad que tengas.

Como en el sauna facial, el baño de vapor se puede realizar una o dos veces por semana para pieles grasas a mixtas, solo una o dos veces al mes para pieles sensibles y para pieles que sufren de eczema, psoriasis, rosácea y otros problemas de piel sensible.